Rosenrot

Eres malvada. Y sabes por qué.-Le dije. Pareció no entender de qué estaba hablando. Sentí haber puesto algunas de mis cartas boca arriba.
Un poco, supongo.-Dijo.
-Si no sabes de lo que estoy hablado entonces es que simplemente eres peligrosa.-Concluí.-Tendré cuidado.– Añadí. Aunque estaba en realidad pensando en voz alta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s