Cuando la política es sólo estética

Llevo demasiado tiempo sintiendo que el activismo político de izquierda ha quedado convertido en una mera cuestión estética. Ha quedado reducido a una forma de estar en el mundo y no de ser o hacer. Identificas a alguien por su postura a favor o en contra de temas abstractos y lejanos, sea Cuba, Palestina o el Sáhara, que no es en el fondo más que una forma de presentarte ante los demás en una conversación. Algo que se materializa en el “Me Gusta” de Facebook y que ha venido en llamarse “Cultura de la Adhesión”. España está tan carente de referentes referentes intelectuales que han tenido que ser importados de fuera.

El 15-M ha quedado en un happening.

[Y] podríamos hablar de esa sensación de euforia desinflada después del grito mudo. De cómo en los corrillos agrupados alrededor del caballo unos se miraban a otros y decían: “Bueno… ¿y ahora qué?”. Y de cómo el de enfrente le miraba como diciendo… “ah, ¿pero vosotros no teníais una sorpresa preparada?”. Y no. La expectación era tan grande que todo el mundo pensaba que el de al lado tenía un gran plan trazado. Y no.

Anuncios

15-M, ¡la conspiración!

Me fascinan las teorías conspirativas y las pseudociencias como fenómeno a analizar por las ciencias sociales. Hay siempre un elemento vinculado a la alimentación del ego por formar parte del reducido círculo de iniciados que han accedido al conocimiento vedado a las masas. Ellos se sienten orgullosos de que ni las corporaciones farmacéuticas ni los servicios secretos con todos sus recursos multimillonarios y expertos han logrado esconder lo que personas con poca formación científica y técnica totalmente al margen del mundo académico han logrado desentrañar.

Las teorías conspirativas responden a una necesidad emocional de reordenar el mundo. Ni la izquierda antiestadounidense pudo asumir la ola mundial de empatía hacia las víctimas del 11-S ni la derecha neoconservadora española pudo aceptar que el gobierno de Aznar se pudiera eqivocar tanto con el 11-M. La teoría del autoatentado permite despreciar a las víctimas y seguir criticando a EE.UU. mientras que la teoría del “GAL 2” permite exculpar a un Aznar víctima de la mayor conspiración golpista de la historia de España. Pero, ¿qué pasa cuando encuentras críticas desde la izquierda a un fenómeno como el 15-M?

Daniel Estulin señala el apoyo dado a la campaña “No les Votes” y las acampadas de l5-M por el empresario Martín Varsavsky. Siendo Varsavsky millonario y judío, según Estulin, sólo podemos pensar en sus retorcidos motivos. Como una vez la Rockefeller Foundation colaboró en una mesa redonda de unas jornadas en las que también participó una fundación creada por Varsavsky las conclusiones son estremecedoras. Alentado el 15-M, Varsavsky trabaja para un plan de dominación mundial al servicio de la familia Rockefeller:

Durante toda su vida, la familia Rockefeller (en alianza con otros hombres de las grandes finanzas como Rothschild, Morgan, Ford) ha tenido un plan en la mente: el control total de los recursos del planeta (energéticos, alimenticios e incluso humanos), para lo cual consideraban como necesaria la aparición de un gobierno mundial único, capaz de legislar de un modo global y totalitario, vulnerando la soberanía y las aspiraciones de los diferentes pueblos, en beneficio propio (privatización de los servicios públicos).

El blog anónimo ANTIMPERIALISTA descubrió otra pieza del puzzle. Un tal Tomasz Szabelewski, Bussiness Consultant en la Fundación Everis, tuvo sus minutos de gloria apareciendo como portavoz del 15-M en un reportaje del programa Informe Semanal del primer canal de la televisión pública española. La Fundación Everis es un foro empresarial que publicó en 2010 un informe titulado “Transforma España”, avalado por grandes empresarios y ejectivos en España, que ANTIMPERIALISTA considera es la inspiración intelectual del 15-M.

ANTIMPERIALISTA nos alerta también del papel del gurú de Internet Enrique Dans, profesor de una escuela de negocios y en el pasado vinculado con diferentes iniciativas empresariales. ¿Qué puede llevar a alguien tan comprometido con el actual sistema económico a implicarse en el 15-M? ANTIMPERIALISTA nos lo explica:

El movimiento 15M es un proyecto de disidencia controlada […] fabricado por el propio sistema capitalista, para ser utilizado como válvula de escape del malestar social existente en las sociedades imperial-capitalistas, canalizando el descontento social hacia posisiones asumibles para el poder, cambiando algunas pequeñas cosas para que todo siga igual.

Manuel Freytas pone el 15-M en relación con las Revoluciones de Colores en la Europa del Este y la Primavera Árabe.

Lo que los medios y analistas del sistema llaman “primavera española” no es nada más que un juego deportivo de alienados jóvenes de las “redes sociales” (a los que se suma la izquierda sin brújula asimilada al sistema) que promueven “protestas populares” desde la Internet casi como un divertimento con catarsis colectiva.

Desde su instrumentación casi orgánica en Medio Oriente y en África con las “revueltas populares” promovidas por la CIA y los servicios aliados, la Internet y los celulares fueron la clave de estas movilizaciones.

De la misma manera, argumenta, que las primeras sirvieron a los servicios secretos occidentales colocar en el poder en Ucrania o Libia gobiernos afines, el 15-M “reconoce difusos objetivos políticos electorales donde el gobierno de Zapatero aparece como el principal perjudicado, y el Partido Popular surge como el principal beneficiario en las urnas”. El éxito electoral del Partido Popular el 20 de noviembre lo considera la confirmación de su teoría.

Por último el blog No Morir Idiota recoge un texto con la experiencia en Puerta del Sol de Jesús Eguía Armenteros, que se queja de cómo la organización condicionó y dirigió el debate controlando los turnos de palabra e introduciendo órdenes del día y actas que no respetaban lo discutido por los comités y la asamblea. En el texto Eguía comparte:

Es una comidilla entre las comisiones que hay topos por todos sitios e incluso espías internacionales del Mosad y la CIA.

La propia autora del blog “No Morir Idiota” nos contó en su momento experiencias parecidas a las de Jesús Eguía Armenteros sobre el papel clave en el funcionamiento de las asambles y comités de varios personajes que nadie sabía de dónde habían aparecido ni quién los había elegido. Acompañó su relato con fotos de los materiales y personajes presentes en Puerta del Sol. Tras su experiencia personal y tras leer otros textos parecidos sobre el 15-M, como este en el blog de “Trinity a Tierra” concluye:

Esto no es en absoluto una revuelta espontánea sino una guerra de ultimísima generación cuyo fin es el control y aniquilamiento del enemigo, en este caso el pueblo español: se trata de canalizar la disidencia en una guerra asimétrica en la que, como en toda guerra psicológica, el que es atacado no sabe que lo está siendo. El arma es un arma silenciosa: el bombardeo mediático de los medios de comunicación.

Preocupante, ¿no?

El 15-M ya pasó

Afirma Jorge Galindo en su blog de Politikon.es que el 15-M “fue un instante”.

En un momento dado, la sociedad española estaba muy cabreada. Este cabreo se identificó con una serie de objetivos difusos relacionados con “cambiar el sistema”, y tuvieron su expresión en una manifestación que tuvo lugar el 15 de mayo y a la que fue no demasiada gente, pero tampoco poca. Durante la siguiente semana, se materializó el enemigo (la Junta Electoral Central y por extensión todo el sistema de partidos) y el flujo de información (la extraordinaria atención de los medios de comunicación). En base a esto se construyó la “comunión identitaria”, ese momento en el cual todos los ciudadanos estaban de acuerdo hasta el punto de movilizarse también, y coger su periódico del sábado, su carrito de bebé e ir a “pasear” por la plaza.

Sin una estructura estable, a medio plazo se vio que conseguir recursos de cualquier tipo y poder gestionarlos se hacía difícil. Como resultado, “15M” pasó a ser una etiqueta que los medios utilizaban para referirse a cualquier tipo de movilización que tuviese un cierto aroma de izquierda o alternativa al sistema, igual que “indignado” se convirtió en un sinónimo de “manifestante”. Mientras, las personas aún movilizadas utilizaban “15M” como forma de reafirmar su identidad, pero se puede apreciar cómo la marca ha ido perdiendo presencia y se ha erosionado, solo resurgiendo cuando el enemigo, normalmente personificado por acciones policiales, entraba en escena

Su conclusión es que los próximos recortes del gobierno del Partido Popular, la aparición de un nuevo antagonista, posiblemente llevarán a una fase de movilización ciudadana. Yo también sospecho de una “primavera caliente” en España. Pero todo aquello de cambiar España ha quedado en nada.

El merchandising oficial de la Revolución™

Recuerdo la gracia que me hizo ver que en la máquina recreativa Revolution X, protagonizada por Aerosmith en 1994, mientras no había nadie jugando y se ejecutaba la demo se anunciaban la camiseta y la gorra oficiales de la Revolución X que podías recibir por correo. En un mundo distópico donde un gobierno dictatorial llamado “New Order Nation”, que representa a los intereses de las grandes corporaciones y le ha declarado la guerra a toda forma de cultura juvenil (música, TV, revistas y videojuegos), debes rebelarte contra el poder establecido. Pero no te olvides de pasar por caja y comprar el merchandising oficial.

Sonaba ridículo. La típica chorrada de los años 80 y 90, cuando éramos mucho más ingenuos. Ah, no. Espera.