Tu nuevo punto débil es Internet

Primero Jaron Larnier advirtió contra el “maoísmo digital”, la idea de que Internet propiciaba el comportamiento en masa de “rebaños digitales”. Luego Evgeny Morozov argumentó contra la ingenuidad optimista de creer que Internet era el arma política definitiva para traer la democracia al mundo. Lo que traigo hoy es diferente. No sabría clasificarlo. Tampoco es que sea tan trascendente. Paco Nadal recoge en su blog algo que había leído hace tiempo en alguna parte, el chantaje al que se ven sometido hoteles y restaurantes por parte de clientes que amenazan con arruinar su reputación en Internet. Los clientes piden una rebaja o una invitación a cambio de votos positivos en páginas de críticas de usuarios. Usar el propio blog y los directorios de servicios en los que se vota la calidad era hasta ahora un recurso del ciudadano para defenderse ante los abusos de las empresas. Fomentaba la calidad porque generaban un incentivo al alejar a los clientes de los sitios malos. Pero como siempre, alguien encuentra la forma de retorcer el propósito de algo en Internet. Lo interesante es cómo “arruinar la reputación en Internet” se ha convertido en un nuevo tipo de arma.

El secreto de Paul Krugman

Xavier Sala i Martín ha entrevistado a Paul Krugman para La Vanguardia. Sala i Martín le dice:

“Da la impresión de que está constantemente controlando todos los datos de todos los países del mundo. ¿Cómo lo hace? ¿Cómo lo hace para mantenerse informado constantemente sobre todos los países del mundo?

Y Krugman cuenta de dónde saca la información:

Leo blogs. En la actualidad hay muchos blogs fabulosos que dan mucha información.

Krugman añade que lee trabajos académicos, estadísticas e informes publicados en Internet. Sala i Martín le reprocha que un economista con una mente privilegiada debería dedicar todo ese tiempo a ocupaciones académicas más serias. Pero Krugman considera que escribir un blog le da otros aportes.

[E]scribir mi blog a veces es una fuente de ideas. Algunas de mis investigaciones recientes han surgido del blog.

Los blogs sirven para conocer el mundo y como laboratorio de ideas. Algo que ya sabíamos. Pero está bien ver que otras personas comparten el descubrimiento.

Feliz apocalipsis digital

Confieso que no he dedicado ni un segundo a leer de qué va en serio eso de la SOPA o la PIPA, ni he leído en profundidad sobre la investigación que ha hecho el FBI de Megaupload, ni tampoco he estudiado el contenido de la Ley Sinde. El mundo se derrumba y yo sin saber…

No es indiferencia. Es pereza. Creo que la red encontrará su propio camino.

¡Mata al mensajero!

Hace poco, el humorista Louis C. K. gastó 250.000 dólares en montar una página web para comercializar la grabación de uno de sus shows a 5 dólares y sin DRM. Hasta el momento cobraba una miseria por los DVD que las cadenas de televisión editaban de sus especáculos. Con su propia página web sólo en los primeros días ganó cerca de un millón de dólares.

Lucía Extebarría, una de esas escritoras que marcó una época y ahora anda en horas bajas por cosas de la industria editorial, anunció hace poco que dejaría de escribir novelas por culpa de la “piratería”. Obviando el chiste fácil al tratarse de una autora a la que se le han descubierto plagios, nos encontramos con otro caso de cavernícola tecnológico que se ha quedado fuera de juego con el cambio de modelo de negocio. Las reglas están cambiando.