El software libre es una cuestión de independencia y no sólo de dinero

El ayuntamiento de Munich inició hace años una transición de los productos Microsoft a software libre. Nick Heath cuenta la historia del proceso, que se convirtió en una batalla de gran importancia para Microsoft. Steve Ballmer llegó a suspender unas vacaciones y cruzar el Atlántico sólo para defender el contrato. Los argumentos de Microsoft eran exclusivamente económicos, ofreciendo una importante rebaja. El ahorro es uno de los grandes argumentos para la implantación del software libre en la administración pública. Sin ir más lejos, la Genrdarmería Nacional francesa está haciendo una transición al software libre. Comenzó instalando en los ordenadores las versiones para Windows de OpenOffice, Firefox y Thunderbird antes de cambiarle el sistema operativo a los ordenadores. Con el cambio la Gendarmería francesa habría ahorrado un 40% en el coste total de propiedad. Sin embargo, lo interesante del caso de Munich es que para los responsales de los sistemas informáticos del ayuntamiento no sólo es una cuestión de costes, sino una cuestión de independencia y libertad.

 

 

Anuncios

Un Android totalmente libre

Hace un año publiqué “El futuro de los móviles ha de ser libre” en mi afán de convertirme en gurú de la tecnología aclamado por las masas, deseado por las mujeres y disputado por las empresas. Así que es buena señal poder anunciar la presentación de Replicant en Droidcon, la conferencia internacional sobre Android que tendrá lugar del 6 al 8 Diciembre de 2012 en Murcia. Replicant es una distribución de Android totalmente libre.

El futuro de los móviles ha de ser libre

El otro día José Alcántara escribió sobre Carrier IQ, el software instalado en móviles que recopila información del usuario sin lo que sepa. La conversación en los comentarios derivó hacia el “hardware libre”, si es que se puede hablar de algo así. Aunque ahí están los portátiles Yeelong con BIOS y drivers libres del fabricante chino Lemote conocidos por ser usados por Richard Stallman.

Mientras que en los PC el debate sobre el software libre está bastante maduro, la telefonía móvil se ha convertido en la próxima frontera de la privacidad. La tecnología en sí misma impide el anonimato porque el terminal está en contacto con estaciones repetidoras por lo que las empresas de telefonía pueden trazar la ubicación de un usuario. Pero la conversión del teléfono móvil en un miniordenador tiene que llevar a la incorporación de sistemas operativos libres. Curiosamente la lista de móviles con Linux en Linux For Devices acaba en 2009 y sus últimas noticias en la página de entrada se refieren a tabletos y Android.

¿Hay suficiente demanda de usuarios conscientes? Sospecho que pasará como con los miniportátiles. Se convertirán en un producto minoritario, pero al fin y al cabo el mercado encontrará su camino con productos como el Hercules eCAFÉ. El proyecto OpenMoko (vaya nombre) trabaja en la modernización del móvil Neo FreeRunner, lanzado en 2008, tratando de producir su propia placa base que aprovecha la carcasa, pantalla y batería.

Lo interesante es que vamos hacia una polarización de Internet y el mercado tecnológico. Por un lado un vasto número de usuarios indiferente a la privacidad, el anonimato y encantados de la vida de que empresas privadas amasen una cantidad ingente de datos personales porque sus servicios están rodeados de un halo de modernidad cool. Y por otro lado todo un mundo de hardware y software libre. De aquí a cinco años van a pasar cosas interesantes.