Hombres maduros

En una noche de alcohol y confidencias un amigo me puso en su ordenador la versión de “Lágrimas Negras” que interpretaron “Bebo” Valdés y “Cachao” para el documental musical Calle 54.

“Fíjate en ese cruce de miradas. En esa complicidad. Así sólo pueden tocar los hombres que alguna vez amaron de verdad a una mujer”, sentenció. Yo en aquel entonces sólo lo consideré una frase grandilocuente producto del alcohol.

Llevo tiempo escuchando música de hombres maduros que están muy de vuelta. He mencionado aquí a Johny Cash y a Leonard Cohen. Fue hace poco mi cumpleaños y escuché al gran Tom Jones, versionar a Cohen:

Well, my hair is gray and my friends are gone.
I ache in the places where I used to play.
And I’m crazy for love but I’m not coming on.

No sé cuándo volveré, así que voy a darlo todo

Leonard Cohen estuvo el pasado mes de octubre en Madrid a sus 78 años. Después de perder su dinero por los trapicheos de su manager (que terminó con ella condenada a prisión) y cuando ya se le consideraba retirado del mundo de la música, volvió a pisar los escenarios. En ese último concierto de Madrid tras la primera canción dijo “no sé cuándo volveré, así que voy a darlo todo”. Y lo dio durante cuatro horas. Lástima no haber estado ahí mientras Leonard Cohen no guardaba nada para la vuelta.