Bienvenidos al desierto de lo real

“Bienvenidos al desierto de lo real” es una frase que pronunciaba Morfeo en la película Matrix. Enseguida hubo quien se lanzó a señalar todas las citas y referencias que aparecían en la película para descubrirnos que era un enorme pastiche posmoderno. La frase en cuestión es una referencia a Jean Baudrillard. Hace pocos días encontré de casualidad la cita original.

Si ha podido parecernos la más bella alegoría de la simulación aquella fábula de Borges en que los cartógrafos del Imperio trazan un mapa tan detallado que llega a recubrir con toda exactitud del territorio, aunque el ocaso del Imperio contempla el paulatino desgarro de este mapa que acaba convertido en una ruina despedazada cuyos girones se esparcen por los desiertos. […]

[H]oy serían los girones del territorio los que se pudrirían lentamente sobre la superficie del mapa. Son los vestigios de lo real, no los del mapa, los que todavía subsisten esparcidos por unos desiertos que ya no son los del Imperio, sino nuestro desierto. El propio desierto de lo real.

“La precesión de los simulacros”, 1978

Anuncios

El futuro se está quedando viejo

Nada evidencia más el paso del tiempo que hablarles a un grupo de jóvenes de una película que tú tienes como un referente contemporáneo y caer en la cuenta de que para ellos es una película vieja. Tú les hablas de ese gran referente del cine de ciencia ficción que es “Matrix” y terminas hablando de esa tecnología del futuro, la Realidad Virtual. ¿Os acordáis?

Realidad Virtual

Pusieron “Matrix” el otro día en la tele. Apenas vi el comienzo. Qué mal ha envejecido. Los decorados del principio resultan cantosos. La escena de Neo adormecido frente a una pantalla resulta una caricatura. Y entre nosotros, creo que por fin podemos decirlo, el vestuario de Carrie Anne Moss no es futurista. Es simplemente la fantasía sexual fetichista de un sado-masoquista.

Matrix