Leones en Bostwana

Bostwana, aquel país que España descubrió porque el Rey había estado de safari en él, ha prohibido la caza mayor. El sector da empleo a 450 personas y genera 40 millones de dólares al año. No está claro qué pasará en el medio plazo, aunque ya se habla de reconvertir al sector de la caza al safari fotográfico.

lion-whisperers-modisa-botswana-by-nicolai-frederk-bonnen-rossen-3

Nicolai Frederik Bonnén Rossen es un fotógrafo freelance danés que se fue a Bostwana a conocer una reserva para leones por la que sus responsables se pasean tranquilamente, totalmente alejados de la civilización y sin armas entre fieras que se comportan como mascotas. Es divertido cómo cuenta lo acojonado que lo pasó rodeado de las fieras y cómo a pesar de haber llevado una réflex y una Leica, terminó haciendo las fotos con una compacta Canon S100.

lion-whisperers-modisa-botswana-by-nicolai-frederk-bonnen-rossen-23

 

Llorando por los juguetes que abandonamos hace años

Si algo tiene la modernidad es la posibilidad de ser un nostálgico molón. Hablar de que rebobinar las cintas de cassette con el bolígrafo bic era la quinta esencia de la chulería porque podías mirar al tendido mientras pasaban los anuncios que se habían colado entre una canción de los Clash y otra de Bowie. Internet permite poner a Mazinger Z entre las series favoritas y creer que si te compras un smartwatch y dices “Kitt, te necesito” se te pone el pelazo de Michael Knight.

Mal día para dejar de fumar nos presenta su “Teoría destructiva de la evolución comercial”, que señala lo absurdo de llorar la desaparición de productos de consumo (materiales o intangibles) a los que les dimos la espalda hace tiempo.

¿Una nueva izquierda en Estados Unidos?

Bill de Blasio se ha convertido en el candidato demócrata a la alcaldía de Nueva York. Está casado con la activista y poeta Chirlane McCray. Su familia es eso que se dice “birracial” en Estados Unidos y resultó bastante “fotogénica” frente a las cámaras durante la campaña. Pero lo interesante aquí es que Peter Beinar señala en The Daily Best su victoria como la aparición de una Nueva Izquierda en Estados Unidos.

NeoTokyo 2020

Tan pronto se supo la elección de Tokio para albergar los Juegos Olímpicos de 2020 a todos nos vino a la mente el manga Akira, de Katsuhiro Otomo. Akira fue una de las primeras cosas que nombré en este blog. Y mis bromas sobre cómo en Akira las obras del estadio olímplico servían de tapadera para un programa secreto gubernamental con niños mutantes con poderes mentales no fueron nada originales. Todo el mundo se puso a nombrar la coincidencia de que en un manga que empezó a publicarse en 1982 se nombraran los juegos olímpicos de 2020. Por ejemlo, véase Buzzfeed.com y Kotaku.com