Una soledad de dimensiones cósmicas

Elvira Huelbes entrevistó en CuartoPoder a Christopher Maurer, profesor universitario en Boston y co-comisario de la exposición sobre Poeta en Nueva York en la Biblioteca Públcia de Nueva York. Y me he quedado con la frase “En Poeta en Nueva York se describe una soledad de dimensiones cósmicas”.

“…un viento sur que lleva colmillos, girasoles, alfabetos y una pila de Volta con avispas ahogadas.”

Soluciones habitacionales

La arquitectura y el urbanismo entraron a formar parte de lo que considero mi cultura general hace mucho tiempo. No sé si es cosa del problema de la vivienda en España (“no tendrás casa en tu puta vida”) o la vida nómada que he llevado en la última década, pero en algún momento empecé a interesarme por las viviendas pequeñas, asequibles y sostenibles, además de las casas prefabricadas.

Tenemos al estudiante chino de arquitectura que ha diseñado una casa de madera en vertical que ocupa 7 metros cuadrados pero a la que no le falta nada. Tenemos el bloque de 28 viviendas en Nueva York que necesita cuatro semanas para ser terminado. Y tenemos la iniciativa de diseñar una casa asequible con principios de fuentes abiertas.

Una historia que acabará mal

Aaron Tyree es un fotógrafo notable cuyo trabajo ha logrado atención después de que unas fotos suyas lograran una difusión viral en Internet. La modelo que aparecía en esas fotos resultó ser su hijastra adolescente, “Devon Jade” a la que la magia del maquillaje, Photoshop y una fotogenia imnata la han convertido en una sensación en Internet.

Devon Jade

Sigo la obra de Aaron Tyree en Deviantart y me ha llamado la atención los comentarios que incluye en las fotos de “Devon Jade” que va publicando. Que si es un placer trabajar con ella, que si es una modelo de talento, que se siente afortunado de ser su “amigo”. Y las fotos han tomado una nueva dirección.

Devon Jade

¿Nadie más lo ve? Se masca la tragedia en un caso claro de Síndrome de Electra. Un día nos vamos a despertar con la noticia de la mujer los ha pillado en la cama, que se han fugado en coche o que la historia ha terminado a tiros. Digo yo.

Johny Cash que estás en los cielos

Repasando de qué cantantes y músicos había hablado para escribir sobre la crítica de Diego Manrique a Radio3 caí en la cuenta que Johny Cash no estaba en esa lista. De hecho lo incluí en la numeración de artistas que hice y luego comprobé que jamás lo había mencionado en este blog. Qué raro.

Juraría que la primera canción de Johny Cash que conocí fue “The Ring of Fire” gracias a una anuncio de vaqueros Levi’s. Mucho más tarde vino el Johny Cash crepuscular. Sería demasiado fácil insertar aquí el vídeo de “Hurt”, ese que cuando lo vio el autor original de la canción se echó a llorar y luego dijo que sentía que la canción ya no le pertenecía. Pero pienso que tanto esa canción como “I hang my head” no deben ser invocadas en vano. Tienen demasiado carga emocional y significado para escucharlas un día cualquiera. Así que pondré una canción con la que me reencontré por una anécdota graciosa. La revista Foreign Policy decidió publicar por entregas el diario personal de un soldado estadounidense que participó en la invasión de Iraq en 2003. En la portada de la libreta escribió “His Horse Was Named Death and hell follow them”. Y algún becario puso al pie “from the Johnny Cash song “The Man Comes Around”. ¡Ay! De una canción de Johny Cash no, del Libro del Apocalipsis.

¿No hemos llegado demasiado lejos con el diseño retro en fotografía?

640px-NIKON_FM2

Hace tiempo confesé aquí a finales de los 90 miraba con desprecio aquellas cámaras de película con cuerpo de metal, como la Nikon FM2. Y en cambio babeé cuando leí sobre el lanzamiento de la Fuji X100, con su estética de cámara telemétrica.

fujifilm-finepix-x100-on-angle-666

Es como si el mundo de la fotografía se sintiera culpable por haber perdido la esencia atrapado en un mundo de manipulaciones Photoshop y disparos en ráfaga (“alguna saldrá buena”), con lo que la mirada nostálgica hacia el mundo perdido sea un acto de contricción. También hay que decir que cuando algún fabricante quiso dar un salto al futuro contratando un reputado diseñador industrial, perpetró engrendros como la Pentax K-01.

1328188091_K-01 Group01 HR_large

Olympus ha sido una de las marcas que ha hecho bandera de la nostalgia fotográfica. Cuando lanzó su primera cámara sin espejo recurrió al diseño de la familia Olympus Pen, que estuvo en producción entre 1959 y principios de los años 80. Cuando lanzó un modelo de cámara sin espejo para “aficionados avanzados” recurrió otra vez a su propio pasado para realizar una versión digital de las Olympus OM de los años 70. Y lo ha vuelto a hacer con la última generación de cámaras sin espejo, inspiradas fuertemente en la familia Olympus Pen F de los años 60.

LlOfdvJ_zps890e1b64

Es como si la Olympus EP-5 no estuviera ligeramente inspirada en el pasado, sino fuera ya una reinterpretación digital de una cámara antigua. Ya no es un guiño a los fotógrafos veteranos o un autohomenaje a las glorias pasadas. Empieza a ser una broma demiasado estirada en el tiempo.